Helado de Vainilla

Publicado por: MomentoCupcake el 28 ago, 2015 en Otros dulces

Verano, verano, verano… A éstas alturas del verano y aún sin publicar una receta de helado. Pero la espera habrá merecido la pena si alguno de vosotros hace esta receta y comprueba que hacer éste helado es “coser y cantar”. ¿Y de qué sabor lo haremos? Pues el más clásico y favorito de casi todo el mundo: HELADO DE VAINILLA.

A nosotras siempre nos había dado miedillo hacer helados (más bien a hacerlos correctamente). Hacer helados de Petitsuis ya lo dominamos desde que éramos pequeñas pero “clavar una cuchara en un yogur de fresa y esperar a que se congele” no puede considerarse “hacer helados”. ¿O sí?

El caso es que ésta receta es súper deliciosa y es perfecta para principiantes y para más experimentados (¡nosotras somos del primer grupo, eh!) porque es muy fácil.

A nosotras nos ha gustado muchísimo el proceso y resultado. Encima no necesitarás comprar esa heladera del Lidl que tan de moda se ha puesto (¡si la tienes úsala!) ni ingredientes raros y carísimos (como azúcar invertido y otros).

En la receta de abajo te vamos a dar UNA receta y DOS métodos para hacer helados: la misma receta sirve para hacerla a) con heladera y b) sin heladera. Te vendrá genial echarle un vistazo a nuestra receta de Brownie clásico de chocolate y nueces porque combinan a la perfección y… ¡está delicioso!

Helado de vainilla (con y SIN heladera)
 
Ingredientes
Helado de Vainilla
  • 250ml de leche entera
  • 250ml de nata para montar (35% MG o superior)
  • 150g azúcar blanca
  • Una vaina de vainilla
  • 5ml de extracto de vainilla (opcional para potenciar aún más el sabor)
  • 3 yemas de huevo M
  • 10g de Maizena (funciona como espesante natural)
  • Otros 250ml de nata para montar (35% MG o superior)
Instrucciones
Helado de vainilla (ambos métodos):
  1. Ponemos a fuego medio un cazo con 200ml de leche, la nata, el azúcar, la vainilla y el extracto y llevamos a ebullición.
  2. Los 50ml de leche que nos han sobrado la usaremos para mezclarla con la maicena. Removemos hasta que no queden grumos. Reservamos.
  3. Vigilamos la mezcla que tenemos al fuego y cuando haya hervido, con mucho cuidado de no quemarnos, retiramos del fuego.
  4. Sacamos la vaina de vainilla y colocamos sobre una servilleta para limpiarla ligeramente. Con la ayuda de la puntilla de un cuchillo abrimos por la mitad la vaina. Pacientemente, "rasparemos" la vaina para sacarle al máximo las semillitas. Echamos a la mezcla caliente y removemos.
  5. En un bol ponemos las yemas ligeramente cascadas. Echamos sobre ellas la mezcla caliente y sin parar de remover batimos con unas varillas manuales. ¡No pares de remover ni un segundo o las yemas se cuajarán!
  6. Sin parar de remover con las varillas, añadimos también la maicena rebajada y continuamos unos minutos.
  7. Nuevamente colocamos el cazo a fuego medio y echamos la mezcla. No paramos de de remover hasta que la mezcle espese ligeramente.
  8. Retiramos del fuego y removemos para ayudar a que se enfríe rápidamente.
  9. En el último momento añadimos los otros 250ml de nata. Removemos.
  10. Guardamos la mezcla en un recipiente hermético en la nevera dos o tres horas (incluso mejor toda la noche).
  11. Ahora continua leyendo la receta según el método que prefieras...
A) CON HELADERA ELÉCTRICA: ahora viene la parte de MANTECAR el helado.
  1. Con una antelación de 24horas pondremos el vaso de la heladera en una bolsa de plástico bien cerrada y meteremos en el congelador.
  2. Sacamos el vaso del congelador justamente antes de usarlo. Preparamos nuestra heladera provista de la pala especial para mantecar y la tapa antisalpicaduras.
  3. Echamos la mezcla que teníamos en la nevera dentro del vaso de la heladera, la cerramos y le damos al botón de encendido. Al cabo de un rato veremos como nuestra mezcla semi-líquida compresa a espesarse. ¡Ya está mantecándose nuestro helado!
  4. Dejamos funcionando la heladera durante 30-45 minutos o hasta que veamos que la mezcla esté casi helada.
  5. Sacamos del vaso de la heladera y ponemos en un recipiente hermético. Con la ayuda del torso de una cuchara escachamos ligeramente el helado para que quede compacto dentro del recipiente.
  6. Tapamos el recipiente con papel transparente y guardamos en el congelador durante varias horas. ¡Ya puedes darte un atracón!
B) A MANO (SIN heladera eléctrica): ahora viene la parte de MANTECAR el helado.
  1. Sacamos de la nevera la mezcla e introducimos en el congelador.
  2. Cada 30 minutos sacamos del congelador el recipiente y batiremos con un tenedor o unas varillas manuales. Así haremos que entre aire a la mezcla...
  3. Volvemos a guardar la mezcla en el congelador.
  4. Repetimos éstos pasos durante las próximas 3 horas (es decir, en total tendrás que sacar del congelador para"airear" unas 5 ó 6 veces).
  5. La última vez que saquemos el recipiente del congelador, lo tapamos con papel transparente y guardamos en el congelador durante varias horas (mucho mejor si lo dejas de un día para otro).
  6. ¡Ya tienes tu helado mantecado manualmente y listo para comer!
Notas y consejos:
  1. Saca tu helado 5 minutos antes de consumir para que te resulte cómodo servir las bolas...
  2. Sorprende a los más peques de la casa espolvoreando chips de oreo, galletas, siropes, fideos de colores, birutas de chocolate, etc. ¡Cualquier cosa va bien con el helado de vainilla!
  3. En cualquiera de los métodos (con o sin heladera) es recomendable que dejes la mezcla en el congelador durante al menos 24 horas (para que se congele perfectamente).
  4. Si no mantecas correctamente el helado puede ocurrir que se "escarche" y eso provoque que, en cuanto lo saques del congelador, el helado se derrita rápidamente.

¡Esperamos que os hayamos refrescado un pelín éste verano!

¡Hasta la siguiente receta!

Deja un comentario

Evalúa esta receta: