Brownie Clásico

Publicado por: MomentoCupcake el 24 ago, 2015 en Otros dulces

¿Alguna vez habéis abierto el mueble de la cocina y habéis descubierto tabletas y tabletas de chocolate sin abrir escondidas detrás de los cereales? Pues eso mismo nos pasó el otro día. No quisimos preguntar por qué teníamos tantas tabletas de chocolate allí (sin ser descubiertas) así que nos pusimos manos a la obra con ésta receta: el clásico BROWNIE americano.

El “Brownie” (que traducido viene a ser “marroncito”) es un pastel de chocolate con pequeños trozos de nueces procedente de EE.UU. y es tan delicioso que ha traspasado fronteras ¡Hoy día puedes comerte una porción en casi cualquier parte del mundo!

La leyenda cuenta que el primer Brownie surgió gracias al despiste de un repostero a quien se le olvidó echar levadura al pastel de chocolate que estaba preparando. ¡Nos cuesta que creer que haya sido un accidente porque está delicioso!

La característica del brownie es que se hornea el tiempo justo para que el bizcocho quede horneado pero sin que se llegue a quedar “seco” como en los bizcochos de las tartas; así conseguimos un interior esponjoso y súper húmedo. Otra característica fundamental es que suele servirse en porciones cuadradas y en compañía de una bola de helado de vainilla o con sirope de chocolate caliente.

La receta la tenéis aquí mismo y no puede ser más sencilla…

Brownie Clásico
 
Ingredientes
Para el Brownie clásico
  • 250g de chocolate negro (o de repostería)
  • 90g de mantequilla
  • 15ml de café recién hecho (puede ser descafeinado)
  • 4 huevos M
  • 120g de azúcar blanca
  • 80g de harina
  • Una pizca de sal
  • 60g de nueces picadas (un poco más si te gustan mucho)
Instrucciones
Para el Brownie clásico
  1. En primer lugar, precaliente el horno a 180ºC y prepara un molde cuadrado o rectangular donde hornear el brownie. Nosotras hemos usado uno cuadrado de Wilton de 22,5x22,5cm y va perfecto para ésta cantidad.
  2. Tamiza la harina y la sal y reserva.
  3. En un bol o taza pon el chocolate troceado y la mantequilla. Llévalo al microondas y derrítelo (primero 1 minuto y luego en tramos de 30 seg. para evitar que se queme el chocolate). Remueve bien (puede parecer aceitoso al principio) hasta que el chocolate ligue con la mantequilla derretida y añade el café líquido.
  4. Separa las yemas y las claras y monta éstas últimas a punto de nieve.
  5. En otro bol, bate las yemas junto con el azúcar durante unos minutos y añade el chocolate derretido. Sigue batiendo hasta que se integre bien todos los ingredientes.
  6. Añade la harina poco a poco para que te resulte fácil mezclar sin dejar grumos.
  7. Echa las nueces picadas y remueve.
  8. Una vez tengas las claras bien montadas (que hagan picos fuertes), incorpóralas en la mezcla anterior y con una paleta o lengua de repostería mezcla con movimientos envolventes.
  9. Sigue batiendo enérgicamente sin miedo durante dos o tres minutos o hasta que todos los ingredientes se integren: al principio parece que la mezcla está cortada pero al cabo de un minuto cogerá el punto.
  10. Echa la mezcla en el molde y hornea durante exactamente 25 minutos. No te despistes con el tiempo porque la clave está en que el brownie quede húmedo y mullido por dentro (y no seco como los bizcochos de las tartas).
  11. Retira del horno y deja reposar en el mismo molde durante 10 minutos. Cuando puedas manipular el molde sin quemarte mucho, puedes transferir al plato donde será degustado.
Notas y consejos:
  1. El brownie puede comerse estando caliente o muy caliente... ¡Es como mejor sabe! Así que mejor que lo consumas justamente cuando lo saques del horno.
  2. Puedes embadurnar la superficie del brownie caliente con chocolate derretido, sirope, dulce de leche, Nutella, caramelo salado, helado de vainilla...
  3. Puedes congelar el brownie en un recipiente especial o en una bolsa de congelación durante varias semanas. Para consumirlo: sácalo del congelador, déjalo a temperatura ambiente durante varias horas y métele en el microondas durante unos minutos para que el chocolate vuelva fundirse. Si se seca mucho, échale por encima chocolate derretido.
  4. Si lo prefieres, puedes derretir el chocolate y la mantequilla al baño María. ¡El microondas es más rápido pero usa el método que más te guste!
  5. Para picar las nueces basta con pases un rodillo en repetidas ocasiones. Si lo prefieres, puedes dejarlas enteras pero si las picas consigues que se distribuyan mejor en todo el brownie.
  6. Si eres alérgico a las nueces puedes hacer la receta igualmente. Las nueces son opcionales para darle ese toque americano "yeah, baby".
  7. Si no tienes molde cuadrado o rectangular, puedes usar uno redondo y luego, una vez horneado el brownie, cortar las porciones con forma cuadrada (con un cuchillo o un cortador de galletas cuadrado).
  8. Para conseguir porciones del mismo tamaño solemos usar un cortador cuadrado de 5x5 ó 6x6cm. Si te sobra algún borde te lo comes como recompensa...

¿Queréis acompañar este brownie con HELADO DE VAINILLA? Pues estad atentos porque en unos días publicaremos la receta de un delicioso helado de vainilla casero. ¡Eh! Que no hace falta tener una heladera dichosa de ésas que se han puesto de moda… ¡Te daremos un método para que puedas hacer el helado fácilmente!

Esperamos que os guste… ¡hacedla y nos contáis!

Deja un comentario

Evalúa esta receta: