• Usuario

Kit-Kat Cake ¡Cerditos, al fango!

Publicado por: Moises el 02 Oct, 2014 en Noticias, Otros dulces

¡Buenas días, Querid@s! ¡Bienvenido Otoño!

Como os resultará evidente, llevábamos una temporada sin publicar… Con la confianza que tenemos ya a estas alturas, salir con el «no tenemos tiempo ni para respirar» parecería muy típico pero es la pura realidad. Entre las circunstancias de una y de la otra, muy pocas horas tenemos para descansar/desconectar (ser madre es un trabajo de jornada completa con extras las 24h del día y tener un trabajo con unos horarios «un poco raros» también quita bastante tiempo y ánimos).

Detrás de cada post que veréis publicado hay una arduo trabajo que hay que llevar a cabo con cariño y empeño (no subimos lo primero que se nos ocurre) y, si creemos que no os va a gustar o la calidad de las fotos no está a la altura (pues porque justamente ese día estaba nublando en Canarias) o no estamos inspiradas para escribir, tenemos por «política empresarial» no publicar.

Pero no os creáis que el hecho de no pasarnos mucho por el Blog significa que hayamos estado con las manos en la cintura ¡No, no! No hemos parado con encargos, colaboraciones y probando nuevas recetas… Tenemos una cantidad de pendientes por repetir y sacarles fotografías a esas recetas que ya les tenemos cogido el truco y que iremos publicando con vosotros en la nueva temporada del Blog. Además, con el inicio del otoño y Halloween a la vuelta de la esquina pues os podéis ir preparando porque tenemos muchas ideas para todos los gustos…

¡La de hoy es una de ellas! Se trata de una  TARTA KIT-KAT cuya decoración no nos resulta novedosa (porque la hicimos justamente hace un año para un cumpleaños en la familia) pero aún no la habíamos repetido para compartirla con vosotros en el Blog… ¡A todo el mundo gusta! La receta de hoy es bastante completa porque lleva bizcocho de vainilla, frosting de ganache al limón y almíbar de vainilla, en buena medida para compensar tanto tiempo sin escribiros.  Pero no os asustéis porque es fácil de hacer, bastará con que tengáis tiempo y sigáis nuestros consejos (ver abajo de la receta).  Os quedará tan original y bonita que nadie querrá hacer los (des)honores de partirla… jajajaja. 

Vamos con la TRIPLE RECETA que es muuuuuuy larga pero llena de útiles consejos y hará que triunféis. Como dato interesante antes de ponernos el delantal, os contaremos qué necesitaréis: además de lo propio para la receta, un poco de raso/cordel, cantidad ingestas de KitKat (contentos estarán los Muy Sres Míos fabricantes de KitKat después de esta publidad) y unos cerditos modelados con fondant o pasta de modelar (mirando las fotos os podéis hacer una idea que hasta un niño lo puede hacer mejor).

KitKat Cake

¡Será por barritas de KitKat!

Pues venga, no nos enrollamos más: ¡ahí está la receta!

Kit-Kat Cake
 
Para un molde de 12cm
Ingredientes
Bizcocho de Vainilla
  • 100g azúcar blanca
  • 100g mantequilla
  • 2 huevos
  • 60ml de leche
  • 1,5 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 100g de harina
  • 1 cucharadita de Levadura Royal
  • ½ cucharadita de Bicarbonato sódico
  • 8 barritas de Kit Kat troceadas (no trituradas del todo)
Almíbar de vainilla
  • 100g azúcar blanca
  • 100ml agua
  • Una vaina de vainilla
Ganache al Limón
  • Una parte de chocolate negro
  • Una parte de nata de repostería
  • La cáscara de un limón
Instrucciones
Bizcocho
  1. Antes de nada, tendremos todos los ingredientes preparados: a temperatura ambiente y los secos bien tamizados.
  2. Precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde para tartas de 12cm de diámetro. Para ello, cogeremos un poco de mantequilla y "enmatequillaremos" bien todos los laterales y bordes, echaremos un poco de harina y daremos golpitos para que cubra la capa de mantequilla y luego pondremos un trozo de papel de horno (previamente cortado) en el fondo.
  3. Comenzamos mezclando el azúcar y la mantequilla, batiendo a vel.media durante unos minutos.
  4. Añadimos los huevos, de uno en uno, batiendo bien para que se incorporen y la mezcla empiece a ponerse mullida.
  5. Vamos echando, sin prisa pero sin pausa, los ingredientes secos (todos juntos) y alternamos con unos chorritos de la leche mezclada con el extracto para que se mezcle mejor.
  6. Por último, añadimos los trocitos de chocolatina (si quieres puedes corregirnos y echar más o menos según tu preferencia).
  7. Seguimos batiendo (sin insistir mucho) hasta que la mezcla sea homogénea, sin grumos y mullida.
  8. Rellenamos el molde y horneamos durante 20-22 minutos. Transcurrido este tiempo, comprobamos que esté horneado pinchando en el centro con un tester o una broqueta: si sale limpio, sacamos; si no sale limpio, lo dejamos unos minutos más pero sin apartarnos del horno ¡Para no pasarnos!
  9. Dejamos enfriar en el molde y cuando podamos manipularlo sin quemarnos, transferimos a una rejilla donde lo dejaremos hasta su total enfriamiento.
  10. Con la ayuda de una lira (en su defecto: pulso, buen ojo y un cuchillo bien afilado) cortamos el bizcocho en pisos/layer. Envolvemos cada piso de bizcocho en papel film y conservamos en la nevera unas horas para que se siente la miga (si es toda la noche, mejor).
Almíbar de vainilla
  1. Mientras se hornea el bizcocho, ponemos en un cazo el agua, el azúcar y una vaina de vainilla abierta en canal. Calentamos hasta que hierva, sin remover, apartamos del fuego y dejamos infusionar.
Ganache al limón
  1. Calentamos la cantidad de nata que hayamos dispuesto junto con la peladura entera de un limón (previamente bien lavado y secado). Dejamos que llegue a ebullición, retiramos del fuego y lo dejamos unos minutos a que la nata se infusione ligeramente.
  2. Mientras, troceamos la parte de chocolate negro (cuanto más % de cacao mejor) en un recipiente profundo que nos permita después remover sin miedo.
  3. Con cuidado de no quemarnos, retiramos la cáscara del limón y aún la nata caliente, la echamos sobre el recipiente de chocolate troceado y empezamos a remover con movimientos circulares (más bien es para que no salpique y evitar quemaduras).
  4. Removemos manualmente con unas varillas hasta su total mezcla.
  5. Cuando nuestro "ganache líquido" esté templado-frío, cubrimos el recipiente con papel film y lo llevamos al frigorífico.
  6. Reservamos durante 3-4 horas antes de usar. Al sacarlo tendrá una consistencia parecida al de la Nutella.
Montaje:
  1. Cuando tengamos todo preparado, disponemos el primer piso sobre nuestro torno (nosotras usamos el de Ikea), empapamos de almíbar al gusto (de poco a poco, para no inundarlo), colocamos dos-3 cucharadas hermosas de nuestro ganache en el centro y, ayudándonos de un espátula, vamos extendiendo del centro hacia afuera.
  2. Repetimos el anterior paso con el segundo piso (y con el resto de tantos pisos como hayas cortado).
  3. Cubrimos la tarta con una capa de ganache sin insistir mucho ni pretender que quede perfecto. Llevamos a la nevera y dejamos durante 30min. para que se enfríe ligeramente.
  4. Sacamos del frigo y ahora cubrimos con una segunda capa de ganache. En esta ocasión comenzamos a ser más perfeccionistas, cuidando que quede totalmente cubierta.
  5. Llegados a este punto, transferimos al stand donde vayamos a presentar la tarta (cakestand o cake drum), poniendo en el centro una pequeña cantidad de ganache para que haga de "pegamento" entre el stand y el bizcocho.
  6. Vamos colocando las barritas de KitKat una a una, presionando ligeramente hacia dentro para que se peguen bien al ganache.
  7. Una vez hayamos acabado de forrar de KitKat la tarta, echamos una pequeña cantidad de ganache líquido (es decir, el ganache sin dejar reposar durante horas) y lo echamos por encima para que parezca fango.
  8. Colocamos los cerditos modelados con fondant y CMC, colocamos el lacito alrededor de la tarta y con el dorso de una cuchara hacemos las marcas para darle un punto de creatividad y realidad al fango.
  9. Conservamos en el frigo hasta su degustación.
Consejos:
  1. Tanto el ganache como el almíbar, nosotras procuramos hacerlos el día antes. Un biberón de almíbar siempre solemos tener en el frigorífico a modo de que se infusione aún más y el ganache nos gusta mucho más dejarlo toda la noche.
  2. Para potenciar el sabor del ganache también solemos usar extracto de limón que añadimos cuando el ganache está en fase "líquido" o incluso un poco de ralladura de limón que nos haya sobrado del bizcocho.
  3. Nosotras usamos cítricos (naranja, limón, lima, pomelo...) y licores (amaretto, ron, ...) para compensar el dulzor del chocolate pero puedes atreverte a infusionar el ganache con tu sabor favorito o incluso echarle frutos secos y demás.
  4. Si tienes mucha prisa y no puedes esperar horas a que el ganache repose, puedes montarlo con una batidora con las varillas de montar. En cuestión de segundos tendrás un ganache listo para usar con una textura espectacular y similar al mousse.
  5. Lo mismo ocurre con el almíbar: lo puedes hacer del sabor que más te guste. Si lo haces de vainilla, apúntate éste truco para conseguir un sabor mºás intenso: rasga con la puntilla de un cuchillo la vaina de vainilla y raspa cuidadosamente las semillitas de su interior para luego echarla en el cazo con la nata.
  6. Nosotras ésta receta la hicimos solo de dos pisos y quedó genial (aunque puede dar para 3 pisos más delgados).
  7. El bizcocho ya en capas lo puedes usar en el momento pero nosotras siempre hemos seguido el consejo de Peggy Porschen y lo guardamos en el frigorífico "overnight" o sea, durante toda la noche. Así conseguirás que el bizcocho sea más consistente a la hora de montar la tarta sin renunciar a la esponjosidad.

 

 Algunos datos que quizá te interesen tener en cuenta… 

En la receta no hemos puesto la cantidad de barritas de KitKat que necesitamos para no confundiros por si hacéis una tarta con un diámetro superior/inferior. Pero para que os hagáis una idea, para un molde de 12cm de diámetro tuvimos que abrir aproximadamente 6pack de KitKat (cada pack contiene 4 barritas), lo que hace un total de 24 barritas. Sin embargo, te recomendamos que compres alguna más porque puede ocurrir que alguna barrita se te rompa o más importante… ¡al finalizar te quieras comer como premio alguna barrita! 🙂 jajajaja

Además, a la hora de despegar las barritas de Kit-Kat, puedes optar por hacerlo de una en una (así fue como lo hicimos en ésta ocasión, fijaos en la foto) pero queda igual de bien -o incluso más, si vais separando de dos en dos barritas o de tres en tres. De esa forma conseguirás un efecto de «valla cercada llena de fango» más molón (aunque esto ya depende de gustos, claro). ¡De cualquier forma, te quedará genial!

 

Sé el primero en enterarte de todo… 

Pues esperamos que os haya gustado, compartáis con vuestros familiares y amigos y nos contéis… Por si aún no lo sabéis, nos podéis seguir en Facebook, Twitter y… como una foto dice más que mil palabras también en Instagram.

¡Cerditos, al fango (oing-oinggg)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Evalúa esta receta:  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola